Star Wars episodio VII: El despertar de la fuerza, el estreno que ilusiona

Un grandioso estreno, para una gran película, no sólo el despertar de la fuerza, sino el del seguidor de la primer trilogía tan bien lograda de la mejor saga en las últimas 5 décadas.

192[1]

Es sabido que todo fanático de Star Wars puso el grito en el cielo cuando se enteró que Disney había adquirido los derechos de Lucasfilm (la ex productora de George Lucas) y, se iba a encargar de hacer las 3 secuelas que faltaban. Muchos pensábamos que de repente se nos iba a aparecer un Mickey en medio de la escena y nos iba a arruinar la ilusión que siempre tuvimos.

Vamos a ser realistas, el fan de Star Wars venía golpeado ya con los 3 episodios últimos de la precuela que prometía tanto y que terminó siendo un bodrio, algo que lejos de entusiasmar y entretener al espectador lo aburría como nunca. Por eso, como fan uno no quería que se volviera a repetir ese “fracaso” por así decirlo. Pero hubieron vientos de cambios para la fuerza, o más bien para la productora cuándo llamaron para dirigir ésta gran secuela a J.J. Abrams.

Quienes admiramos las primeras 3 entregas que se hicieron desde 1977 a 1983, podemos estar tranquilos que “El despertar de la Fuerza” es la gran secuela que todos estábamos esperando y que deja bien parada a la saga (lo que no había pasado antes con las malditas precuelas). Debemos tranquilizarnos que realmente es un gran homenaje a la trilogía inicial.

Si hay algo que siempre tendremos en cuenta son los efectos especiales de Star Wars, precursores en su género lograron imponerse desde tiempos en los que jamás se pensó que podrían existir tales hasta el día de hoy. Éstos efectos continúan como tiene que ser, pero no nos distraen, son esenciales sí, pero no nos abruma con tantos. Por supuesto que siguen las batallas, las naves como el halcón milenario que vuelan a años luz y desafían de cierta forma la gravedad, hay androides (entre ellos el nuevo ser llamado BB-8), pero todo es un gran combinado, no nos abruman.

maxresdefault[1]

Si bien todo sigue una estructura, también hay muchos cambios, pero cambios para bien y lo importante es que atraen al espectador, ya sea una persona de 50/60 años (o más) que toda su vida ha sido fanática de la saga, o, aquél niño de 8/10 años el cual querrá después de ver éste fantástico episodio saber que pasó con la trilogía de los años 70’s que tanto cautivó a más de uno.

En sí es una película para ver en familia, y cuando hablo de familia no sólo digo de padres e hijos, sino, de abuelos, padres e hijos, ya que por alguna razón son 3 y hasta 4 generaciones las cuales se pueden reunir en familia y disfrutar todos de una misma película y soñar como nunca tengas la edad que tengas.

 

De seguro te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *